Posteado por: diasdesur | 30 octubre , 2008

Subcontratas

Uno de los rasgos que mejor prueba que lo que pasaba en España era una auténtica burbuja fue la explosión de las subcontratas y el uso por sistema de las ETT´s. Las empresas estaban tan poco preparadas para gestionar toda la carga de trabajo que veían en los solares vacíos que decidieron recurrir a otras empresas para hacerlo, existieran o no, supieran hacerlo o no. Y estas, a su vez, subcontrataban a otras en una cadena inacabable, de forma que una ardilla era capaz de cruzar el país de Norte a Sur saltando de grúa a grúa y de subcontrata en subcontrata.

En plena crisis, el Partido Popular sabe lo que hay que hacer y ha decidido realizar su trabajo en Navarra directamente, sin recurrir a la subcontrata que venía utilizando en los últimos años, según ellos mismos habían decidido.

Sabe, porque fue uno de los mayores impulsores de un modelo económico basado, entre otras cosas, en esta fórmula, que las subcontratas acaban suponiendo una rebaja en la calidad. Y esta rectificación es la mejor forma de reconocer que al hinchar la burbuja, el abuso de las subcontratas fue una de las cosas que se hizo mal.

En España se subcontrató todo, y llegó un momento en que todo el mundo delegó en otros cosas como la búsqueda de relaciones, la escritura de libros y hasta la contratación de subcontratas. En Navarra se subcontrató un discurso, de baja calidad, que preconizó el fin del mundo y de la unidad nacional para, a los dos días, decidir que Navarra se gobernaba mejor desde la abstención, la de otros, la suya, la que fuera.

Tal vez el líder del PP haya actuado así a la vista de lo sucedido en una pequeña comunidad de vecinos al Norte, en la que quienes aspiraban a ser sus propietarios acabaron subcontratando para un típico contrato de fin de obra a un jornalero del campo para trabajillos como los carteles y el mantenimiento, y no se sabe muy bien cómo, el jornalero acabó quedándose con la finca, como esos empleados de las ETTs que un día acaban firmando el ansiado contrato indefinido

Posteado por: diasdesur | 27 octubre , 2008

Escenarios

Anda estos días Ruth dándole vueltas a las fronteras entre ficción y realidad. Yo no tengo claro que existan y a veces me pregunto si sólo somos protagonistas de historias que escriben otros. A lo mejor no las escriben tal cual, y sólo diseñan los escenarios en los que nos movemos, a ver qué pasa.

Seguro que todos tenéis muchos ejemplos. Todas las ¿ficciones? que nos ha dejado y sigue legando el nazismo, que se ha erigido como el más potente inspirador de historias. O la división de Berlín. Ningún creador hubiera podido alumbrar sin la ayuda de la historia contemporánea una obra como Good Bye Lenin. Tal vez Forges, o Saramago.

Me viene a la cabeza viendo otra vez Billy Eliot. ¿Sabía Margaret Tatcher que iba a acabar dejando uno de los mejores escenarios para contar historias ambientadas en lugares deprimentes y hostiles? ¿Existiría Ken Loach sin ella? ¿O Michael Moore sin Bush?

En el país de Gobernator y el presidente que fue actor, hasta Al Gore ha necesitado el salto al cine y crearse el personaje del ecologista para alcanzar la repercusión global que nunca tuvo en el Ala Oeste. Qué decir de Sara Palin, la careta más vendida para Halloween, con un personaje que protagoniza pelis porno y que ya piensa en su propio show de televisión de una forma más profesional que durante esta campaña electoral.

De hecho, el Estados Unidos que parece empieza a acabarse dejó hace mucho tiempo de ser el escenario amable y divertido de Friends y, cuando se fueron los amigos, cada día acabó por convertirse en una nueva temporada de ’24’. Una vez cancelada ‘Señora presidenta’ por su falta de expectativas, está por ver qué ficción nos cuenta mejor lo que va a pasar a partir de ahora.

Si a los años 80 le debemos el personaje del yuppie, que la realidad creó a posta para que pudieran hacerse títulos como ‘La hoguera de las vanidades’, escrita por un periodista, o para que Charlie Seen pudiera decir que al menos una vez en su vida hizo un papel digno, quién sabe qué decorados para libros y películas estamos levantando ahoa, en plena era de las turbulencias financieras.

En el plano local, hay muchas historias que están por contar en esta Santander que cada día se parece más a ‘Mad Max’. Yo, por de pronto, pienso en el Quijote de Eulalio Ferrer y las aventuras en alta mar de un hombre llamado Vital, mientras veo cada día por Puertochico al protagonista de un relato, un tipo que lo tuvo todo y ahora se pasa el día entero mirando su tienda vacía. Voy a contarla. Creo que mi personaje es más narrador que protagonista.

Posteado por: diasdesur | 22 octubre , 2008

Indicadores

Como necesitamos estadísticas de todo, la Cámara de Comercio cántabra cuenta con un indicador de la confianza, que, como no podía ser de otra forma, estos meses anda por los suelos. A mí es un concepto que me fascina: cogen una serie de datos de las empresas y los traducen para medir el grado de confianza. Es como los teóricos que desgranan parámetros para hacer un índice de creatividad.  ¿Tienen medida la confianza y la creatividad?

Imaginad que pudiera aplicarse a las personas. Sería un índice variable, claro está, con acciones que fluctuarían según el día en una cotización bursátil bastante reveladora. Hay días que la confianza en uno mismo desciende, y llega alguien y te la hace subir. En otras, te gustaría poder conocer el índice de mala leche de otro.

Estos días he pensado en el valor de otras cosas que no se pueden medir. Como el de los abrazos, eso que muchas veces das porque crees que es lo único que puedes aportar (los damos muy poco, por lo que puede considerarse un bien escaso, casi de lujo), pero que en ciertos momentos, para el que lo recibe, vale todo un mundo. Hoy vuelvo a mandar otro. Ánimo.

Posteado por: diasdesur | 19 octubre , 2008

El psicópata del ladrillo

‘El psicópata del ladrillo’ (en inglés suena mejor: ‘Brickokiller’, pero la película no triunfaría en España porque lo de brick suena demasiado poco glamouroso) es, en realidad, un documental. Va en la línea de la nueva ficción,  en las que los buenos tienen que usar técnicas propias de los malos para llamar la atención de los aburridos espectadores, (es lo que tiene la sobreabundancia de series en la edad del cable).

En este caso, una serie de empresas constructoras comienzan a quebrar misteriosamente. Pasan de estar en la cresta de la ola y comprar equipos de fútbol (por poner un ejemplo al azar) a desmoronarse. Alguien pensará que lo que está sucediendo es que estaban construidas sobre unos cimientos frágiles, pero en realidad se trata de un plan orquestado.

Todas las ‘víctimas’ cayeron porque alguien las considera culpables de algo. Por eso está a punto de caer la empresa que en su día marcó sentencia tendencia, y que estaba tan arrepentida de construir sobre la playa que ella misma quiso derribar lo que hizo. Pero el arrepentimiento llegaba demasiado tarde para brickokiller.

Esa ha sido la última. Pero antes, el brickokiller se había abalanzado sobre quien consideró que de todos los lugares para edificar, el mejor estaba justo donde ese alto que estorbaba tanto. Eran los tiempos de mayor apogeo, se bebía champán en los zapatos y, si un monte impedía un plan (parcial), se eliminaba.

El brickokiller también ha visitado a la empresa que vio en el ladrillo como un elemento de I+D+i y apostó por la innovación del primer parque gris del mundo, en lugar de verde. La cosa fue más allá y hubo otra que quiere construir una ciudad en una mina…

El plan es tan sutil que la policía tarda en darse cuenta de que hay un ladrillópata suelto. No saben que en realidad actúa con un plan y que elige a sus víctimas aplicando un sistema de crimen y castigo, una suerte de justicia poética, convirtiendo en víctimas a quienes considera culpables.

El documental de ‘Brickokiller’ está incompleto. En las escenas que se graban en estos momentos, un grupo de hombres encorbatados apagan sus puros y empiezan a secarse el sudor frío. Comienzan a darse cuenta de que ellos podrían ganar el próximo concurso (de acreedores). Repasan sus actos y empiezan a preguntarse cuál será el siguiente, si hay una pauta.

¿Un campo de golf en un parque natural? Parece un buen candidato. Y ningún alcaldecosterooriental-constructor, valga la redundancia, está a salvo del psicópata del ladrillo…

Posteado por: diasdesur | 2 octubre , 2008

Coleccionista de frases: Desayuno en Tiffany´s

Entre todos esos autores que debería haber leído y que estaban incluídos en mi “incultura general” se encuentra Capote, después de la lectura este fin de semana de ‘Desayuno en Tiffany’s’, que me ha encantado. Lo malo es que a mi lista de pendientes ahora se suman ‘A sangre fría’, del mismo autor, que ignorante de mí, no he leído, y, al menos, la película de Audrey Hepburn, (imperdonable no haberla visto hasta ahora).

‘Desayuno…’ me ha parecido ,un relato sencillo pero en el que, además de una historia original me he encontrado con unas buenas frases para mi colección. :

Esto lo dice el marido de la protagonista, que la busca desesperadamente, para explicar como huyó:

“Cada día iba un poco más lejos. Una milla y volvía a casa. Dos millas y volvía a casa. Pero un día siguió adelante”

Estas son muy reveladoras de la actitud de Holly ante la vida

Cuando la dicen que “uno se acostumbra a todo”, responde: “Yo nunca me acostumbraré a nada. Los que se acostumbran es como si estuvieran muertos”.

Otras perlas: “Hoy es domingo. Los relojes atrasan los domingos”; o “Es mejor mirar al cielo que vivir en él. Un lugar tan vacío, tan vago. Es un país donde estalla el trueno y las cosas desaparecen”.

Posteado por: diasdesur | 28 septiembre , 2008

Pasarela Cotolino

(esto lo escribí el pasado 18 de septiembre. Lo sé, viva la actualidad, pero estaba sin ordenador y me apetecía verlo publicado. Entonces coincidían la Pasarela Cibeles y una de tantas declaraciones judiciales en Castro Urdiales)

Por la Pasarela de Cotolino han desfilado hoy los trajes más raros y los maquillajes más excesivos. Pero no eran ellos los protagonistas de la sesión de hoy. En esta jornada, el traje de novia era en realidad una camiseta de chándal roja, que sustituye a todas las chaquetas que en el mundo han sido.

En este pasarela queda cada vez más claro que la coherencia está tan pasada de moda como las hombreras. Sólo que estas antiguallas puede que vuelvan en algún revival próximo.

La pasarela Cotolino es una de las más transitadas en los últimos tiempos. No hay funcionario o edil que no desfile por ella entre una nube de flashes mientras los que observan ven que se ha convertido en toda una tendencia, con distintos estilos particulares, todo hay que decirlo.

Pero Cotolino sólo es un paso. Importante, sí, pero pequeño. Sus estrellas llegan allí pensando en otros escenarios superiores, con más focos. ¿Milán? ¿Londres? ¿Roma? Los que más destacan pueden acabar en Pasarela Salesas.

Posteado por: diasdesur | 26 septiembre , 2008

Paradojas municipales

Me encantan las paradojas. Es un concepto que me fascina y sigo con mucho interés cuando se producen en la vida real.

Esta semana me he encontrado unas cuantas.

 En Los Corrales de Buelna,  gobierno y oposición  han polemizado, con acusaciones y críticas, sobre la falta de debate en su ayuntamiento. Es decir, han protagonizado un debate sobre la falta de debate. Delicioso.

   Casi tanto como en Torrelavega, donde lo extraordinario se ha convertido en ordinario, y lo rutinario es que se celebren plenos marcados por la expecionalidad en la convocatoria.

   Sin olvidar Santander, donde este mes hemos visto a vecinos pidiendo la dimisión de la oposición, a lo que se ve poseídos de un poder tal que les permite con su sola voz impedir proyectos; y donde las preguntas de control las formula el alcalde  (en la parte de abajo del enlace) a la oposición.

Desde luego, con una realidad así, Kafka tendría muy difícil escribir una de sus enrevesadas ¿ficciones?

  Claro que, si lo pensamos bien, qué mejor sitio para encontrarse paradojas que en los Ayuntamientos, las instituciones supuestamente más cercanas a los ciudadanos pero que luego dedican todo el tiempo que pueden a alejarse de sus problemas reales.

   Parece como si bastantes (no significa todos) de sus representantes hayan admitido su poca capacidad real de resolver problemas ellos solos, y por eso los plenos en los Ayuntamientos se convierten en un batiburrillo de mociones de adhesión a redes de ciudades contra/a favor (clima, Palestina, salud infantil…) y en laaargos debates sobre política nacional.

Posteado por: diasdesur | 15 agosto , 2008

Reencuentros

Creo que ya he contado en alguna ocasión que suelo releer los libros que me gustan, porque me pasa con ellos como a los lectores de La historia interminable, que cada vez se encontraban con un libro diferente.

La palma en esto se la lleva mi libro favorito, 100 años de soledad, que puede que haya repasado, entre relecturas íntegras y fragmentos al azar, más de una decena de veces, y en todas me he encontrado con algo nuevo o sorprendente.

Por diversas circunstancias, mis libros de siempre han permanecido más de año sepultados entre cajas. Ahora han sido liberados y ya respiran el aire, colocados de una forma más o menos organizada en mi flamante estantería.

Durante este tiempo han ido llegando libros nuevos, algunos de ellos acumulándose en la mesa de montaje. Imaginarlo. Los libros nuevos, pendientes de leer.  Y entre los de siempre, según iba abriendo las cajas, aparecían algunos que ni recordaba, otros que recordaba tan bien que quiero revivirlos…así que se me amontonan las relecturas en la mesita de leer, donde se mezclan libros viejos, nuevos y prestados en una columna que crece cada día.

Temo que una noche esa pila, agobiada por el peso, ceda y me sepulte, acabando conmigo sin que yo haya podido acabar con ellos.

Posteado por: diasdesur | 13 agosto , 2008

Coleccionista de frases: Mario Camus

Os dejo con una frase genial del director de cine santanderino Mario Camus, ayer por la tarde en una mesa redonda en la UIMP. Es lo que viene a ser la definición de una paradoja:

   “A los jóvenes les aconsejaría que no sigan mi consejo, siempre me equivoco, en eso no fallo nunca”.

Imagina que eres un joven director de cortos que quiere abrirse camino, vas a donde el director de ‘Los santos inocentes’, ‘La colmena’ o ‘Fortunata y Jacinta’ y recibes este consejo. ¿Cómo lo sigues?

Posteado por: diasdesur | 11 agosto , 2008

La ignorancia

Y no me refiero a la obra de Milan Kundera, que por supuesto es uno de los muchos libros que no he leído –de eso os hablo otro día–, sino a mi propia ignorancia.

Me sonaba el nombre de Jesús Pardo, sabía que es escritor y de aquí. Pero desconocía el contenido de su obra, de la que no sabría citar ni un título.

Hoy al leer esta reseña de la UIMP, que difunde su figura, se ha convertido en una tarea pendiente y urgente más. Deduzco que me gustaría.

¿Cómo no me va a gustar alguien que dicen que es incomprendido en su tierra? ¿Y que encima procede del Santander de antes –no el de antes de esa ensimismada, nostálgica y recurrente ‘La Marea’ , sino el de antes del incendio, que arrasó con tantas cosas–?

Y sobre todo, ¿porqué tengo esta querencia por la gente incomprendida, los que alguno podría llamar perdedores? ¿Por eso me gustó Azuloscurocasinegro? ¿Por eso me gustan las letras de Sabina? ¿Y ‘El coronel no tiene quien le escriba’?

Older Posts »

Categorías